Destino polinesia » Moorea » Moorea, todo lo que necesitas saber

Moorea, todo lo que necesitas saber

Conocida como la hermana pequeña de Tahití por su proximidad, se sitúa al noreste de Papeete. Como puedes ver en el mapa que incluimos de Google Earth, hay una distancia de menos de 30km (en línea recta) desde Papetee hasta el centro de Mo’orea. Moorea es una isla volcánica. Se trata de la tercera isla más grande dentro del archipiélago de la Sociedad con 134 km², por detrás de la principal (su hermana mayor) Tahití con más de 1000 km² y Raiatea con cerca de 200 km². Le sigue Tahaa con algo más de 90 km², Huahine, con casi 75 km² y la más pequeña de todas es Bora Bora con una extensión de 29 km².

 

distancia moorea tahiti mapa

Fuente: Google Earth

 

También se considera como parte del municipio de Moorea a la Isla de Maiao. Esta cuenta con algo más de 300 habitantes repartidos por una superficie de 10 km². En total, podemos considerar una población de cerca de 18.000 habitantes. Si estás en forma, puede ser una buena idea alquilarte una bici, y descubrir pedaleando la ortografía de la isla principal de Moorea, bordeándola a los largo de sus 62km de costa.

A estas alturas, no nos engañemos, estamos más acostumbrados a oír hablar de Tahití y Bora Bora, y quizás te estarás preguntando, ¿qué es lo que caracteriza a Moorea? Pues además de tratarse de un paraíso “menos concurrido” que Papeete, su seña de identidad son los colores, tanto del precioso manto verde que cubre su selva, valles y montañas, como toda la gama de azules que podemos encontrar en sus bahías, cascadas y perfilando toda la isla, tanto en superficie como al fondo del océano. Además, su historia, cargada de un halo de misterio, nos suscita un gran interés por suponer una cultura tan diferente a la nuestra. Uno de los ejemplos más asombrosos son las huellas o impronta del pasado arqueológico de la civilización ma’ohi: los Marae (suponían el lugar donde confluía el mundo de los vivos y el de los antepasados muertos) y los tikis (figuras que representaban formas pseudo humanas simbolizando dioses o antepasados que veneraban. Estaban a caballo entre lo divino y lo humano). Otro de las señas de identidad de esta maravillosa isla, son las enormes plantaciones frutales como la piña o el plátano y cómo no, la vainilla. Con esta combinación, te podrás imaginar los niveles de olores, colores y belleza que caracterizan a esta paradisíaca isla.

Un dato curioso, es que Moorea sirvió como inspiración para crear la isla de ficción Bali Hai del famoso musical Pacífico Sur de James Michener. Y es que cada rincón de la isla, posee un encanto diferente que poder admirar y disfrutar. Es el caso de la Tohiea o Tohieva, es un volcán inactivo y el punto más alto de la isla con 1.207 m. de altura. Si te gusta la aventura y descubrir la naturaleza a golpe de paso firme y travesía, sin duda, esta es tu excursión. Existen diferentes senderos para acceder a la cima. Desde ahí, tienes una vista magnífica del famoso Monte Rotui y las dos bahías (la de Pao Pao, o comúnmente conocida como Cook y la bahía de Opunohu) y tres penínsulas de Moorea. Para disfrutar de las vistas, también tienes la opción de ir al Mirador de Belvedere (o Roto Nui en el mismo Monte Rotui) donde tendrás las bahías y el horizonte a tus pies como si fueses un afortunado conquistador. Su laguna es, junto con la de Bora Bora, una de las más hermosas de las islas de la sociedad. Hay que destacar que cuenta con tres motus o islotes, y como te contaremos un poquito más adelante, en este post, está listo para todas las actividades acuáticas. Porque hay algo claro, y es que si lo que te hemos contado hasta ahora te ha gustado, espérate y descubre ¡todo lo que podrás disfrutar de sus aguas!

 

mapa Moorea

Fuente: Turismo de Tahití de Norte América

 

Clima de Moorea

Como te comentábamos en el post sobre el clima en Polinesia Francesa, el archipiélago de la Sociedad disfruta de un clima tropical húmedo donde la luz del sol y el calor son los verdaderos protagonistas. Tanto es así que su heliofanía, es decir, la insolación anual que presenta es de 2.500 horas de sol al año. No está nada mal ¿verdad? Y si además le añadimos una temperatura media de 28ºC durante su estación cálida (recodemos de noviembre a abril-mayo) y de 26ºC durante la estación de invierno que se extiende desde mayo a octubre, junto con vientos aliseos todo el año, que proporcionan frescura, nos encontramos, ahora sí que sí, con el verdadero paraíso. ¿Quién se apunta?

 

Cómo llegar a Moorea

Llegados a este punto en el que la descripción de la isla habla por sí sola, es el momento de contarte cómo ir…porque no te vamos a poner únicamente ¡la miel en los labios! Toma buena nota:

Al tratarse de una isla, se pueden llegar por mar y aire. La compañía área que realiza los desplazamientos entre islas es Air Tahiti. El precio medio del billete te supondrán en torno a los 90€. La duración del vuelo desde el aeropuerto Faa’a de Tahití al Aeropuerto Tema’e de Moorea, es de tan solo ¡10 minutos! y dispones de diferentes vuelos a lo largo del día, así que, tienes margen para la improvisación. Con Air Tahití, también puedes volar a otras islas desde Moorea como Huahine, Raiatea y Bora Bora, por lo que planifica muy bien tu itinerario, porque como ves, las opciones son diversas.

Como te comentábamos, además del avión, podemos desplazarnos entre las islas en barco. En este caso, existen varias salidas al día en catamarán entre el muelle Vai’are de Moorea y Papeete. La duración aproximada del trayecto es de unos 30 minutos. Puedes consultar los horarios, itinerarios y precios en Aremiti o en Terevau, pero te adelantamos que el billete de ida y vuelta en ferry supone unos 13€ y 20€ por persona (según la compañía).

Y ¿qué puedes hacer en Moorea? Además de practicar la vida contemplativa disfrutando de la frondosa naturaleza, sus playas y su fauna, te recomendamos los imprescindibles de la isla:

 

7 cosas imprescindibles que hacer en Moorea

  • Descubrir la isla: cuando te describíamos la isla te anticipábamos que la opción de recorrer la isla en bicicleta es una buena opción para darte la oportunidad de perderte por sus 62km de costa, ya sea alquilando una bicicleta o una scooter. Por otro lado, adéntrate para conocer todos los rincones de su interior ya sea caminando (tienes que contar con una mínima forma física), en 4×4, a caballo o cualquier otro vehículo a motor. Podrás comprobar por ti mismo todo lo que te hemos contado en este post.

 

  • Disfruta de la gama cromática de sus aguas: si eres más de agua, sin duda tienes que explorar sus lagunas con kayak y no te olvides de llevar siempre contigo un kit de Snorkel, ya que sus fondos y la fauna te van a cautivar.

 

  • Vuela: es una maravillosa opción para tomar perspectiva de la gran belleza de la isla, y ya de paso, para que descargues una buena dosis de adrenalina. En Moorea podrás sobrevolar la isla en ultraligero o bien, tirarte en paracaídas. Si eres amante de las emociones inolvidables, ¡te recomendamos la segunda! Solo se vive una vez, y ¿qué mejor escenario para volar que Polinesia Francesa?

 

paracaidismo Moorea

Fuente: Skydive Tahití

 

  • Cultura tradicional en el pueblo Tiki: lo más interesante cuando viajamos es tener la oportunidad de impregnarnos de la cultura más tradicional para comprender de este modo cómo viven estas civilizaciones. En este caso podrás disfrutar de los bailes tradicionales con increíbles coreografías orquestadas a través de la fuerza del fuego, la música tradicional y los típicos atuendos de la zona. Por otro lado, podrás apreciar la verdadera artesanía y llevarte recuerdos únicos como los pareos pintados a mano, por ejemplo.

 

  • Gastronomía tradicional: en tu día a día podrás probar la comida que elaboran basada en la leche de coco, frutas, carnes y pescados. Si te apeteciese regresar a los sabores donde tu paladar se encuentra más cómodo, encontrarás infinidad de restaurantes basados en la cocina francesa, italiana, china y tahitiana. Pero sin duda alguna, lo que tienes que vivir es, un “Ma’a Tahiti” el domingo. Es una gran comida familiar típica polinesia donde se reúnen todos para agradecer a la madre naturaleza las grandezas concedidas, y por ello, elaboran muchos platos típicos al más puro estilo tradicional. Cavan un foso en la tierra donde ponen piedras volcánicas porosas, envuelven la comida con hojas de plátano y crean un horno donde se realizan los alimentos al vapor. Introducen los alimentos y lo cubren con una tela gruesa y posteriormente con arena para hermetizar el hoyo y que no se escape calor. ¡Un imprescindible en tu visita y un gran momento de relacionarte con personas locales!

 

  • Conocer de cerca sus sistemas de producción: la primera visita que recomendamos es a la Fábrica de Jugos Rotui en Pihaena. Podrás ir de martes a jueves de 9 am a 2 pm y el coste por acceder es de 100 Fcp por persona. La siguiente visita obligada es el camino de Manoï donde podrás ver cómo se elabora el famosos aceite de Manoï a partir del aceite de coco refinado junto con las Flores de Tiare (o también llamada Gardenia tahitensis, que ya sabes que se trata de una especie endémica de Polinesia con un característico aroma similar al jazmín). Este aceite tiene un uso 3×1, por un lado, cosmético para hidratar la piel, por otro, para masajear o bien como perfume. La tercera visita que debes hacer es a la Escuela secundaria agrícola Opunohu donde podrás catar productos locales. Y por último, cómo no, te recomendamos que no te pierdas los valles donde se encuentran las maravillosas plantaciones de azúcar y piña. Ya sabes que Moorea es el primer productor de piña de la Polinesia Francesa y tanto su color como su sabor son excepcionales.

 

  • La espectacular fauna de Moorea: un dato que te va a interesar es que los animales que podrás ver allí, no son peligrosos, así que, ¡disfruta del espectáculo! Dentro de las especies que podrás ver (haciendo snorkel o buceando) en la laguna están los espectaculares peces loros, meros, mantas y tortugas carey entre otros. Las especies más espectaculares que se encuentran en Moorea, y es por lo que esta pequeña isla supone un gran reclamo, es la posibilidad de avistar delfines (en cualquier momento del año), ballenas jorobadas (entre agosto y noviembre) y ¡tiburones! de punta negra, tiburones grises y tiburones limón.

 

ballenas Moorea

7 claves sobre la historia de Moorea

  • Nombre de la isla: En en siglo XVIII, la actual isla conocida como Mo’orea la llamaban Aimeho o Eimeo y significaba ‘refugio’. Se denominó de este modo, ya que los guerreros derrotados empleaban esta isla para escapar de Tahití, debido a su proximidad.

Posteriormente, debido a la iniciativa de un sumo sacerdote, el nombre de la conocida anteriormente como Eimeo, pasó a llamarse como Mo’rea. Y os preguntaréis, ¿qué significa? Pues ni más ni menos, que ‘lagarto amarillo’ (Mo’o significa lagarto y rea alude al color amarillo). Parece ser que el sacerdote tuvo un sueño o bien, se quedó prendado de la fauna que merodeaba por la isla, y al contemplar dicho reptil, se inspiró para renombrar la isla. Los colonizadores por su parte, no se complicaron excesivamente, y la identificaron como “La isla de York”. Pero afortunadamente, hoy día el nombre por el que llegarás a ella es Moorea.

 

  • Siglo XVIII, la llegada de los primeros europeos: Los primeros colonizadores llegaron a la isla desde Asia hace 1.000 años. Después, en 1.606, un portugués al servicio de España, Pedro Fernandes de Queirós, llegó a Moorea. En el siglo XVIII, un siglo posterior, concretamente en 1.777, fue cuando el inglés Samuel Wallis, el francés Antoine de Bougainville (gracias al cual, la hermosa planta recibe su nombre) y el famoso Capitán James Cook (dando nombre a la preciosa bahía en honor a su apellido) llegaron al paraíso, que atendiendo a la descripción de Charles Darwin, Moorea es como si de un cuadro se tratase, gracias a la barrera de coral que bordea toda la isla y enmarca ese bello paraíso.

 

  • Primer rey de Tahití: Como te comentábamos al principio, Moorea tiene una estrecha relación con Tahití, debido a su cercanía. Por ello, la historia de ambas islas está muy ligada. Por tanto, volviendo al tema, el primer rey de Tahití fue Pomare I, conocido como Tu (Tu-nui-e-a’a-i-te-atua). Este se proclamó rey y además conquisto Mo’orea – he aquí el nexo 😉 – Posteriormente, abdicó en 1791 y su hijo, Pomare II, tomó el cargo auto proclamándose como líder de Moorea. Entonces, esto produjo que sus habitantes no estuviesen a favor, y, ¿qué hizo Pomare II? pues 16 años más tarde se ganó la confianza de los misioneros de la isla convirtiéndose al cristianismo. Como logró tener a los misioneros de su lado, volvió a Tahití con todo su séquito, y allí se impuso como rey estableciendo sus normas. Es así como se crea el primer código civil de Tahití, el Código Pomare.

 

  • Siglo XIX, mano de obra china: resumiendo solamente un siglo de historia durante el siglo XIX, el protectorado francés se estableció en 1842 y se reorganizó en 1848 y 1851. Un dato muy curioso y que nos permite, quizá, entender parte del exotismo en los rasgos, es que en 1865 llegan los primeros chinos desde Cantón. El objetivo es que trabajen como mano de obra en las plantaciones de algodón. Pero estas, quebraron, por tanto, ya que los chinos pisaron el paraíso, se establecieron allí buscando su suerte para trabajar en los cultivos del azúcar, café, copra hasta que más tarde se generalizó la producción de piña.

 

  • Pruebas nucleares de los años 60 del siglo XX: durante estos años, se produce un crecimiento económico promovido por el Centro de Experimentación del Pacífico (CEP) que pone en marcha pruebas nucleares hasta 1996. Actualmente, Francia es una de las mayores potencias nucleares en el ámbito civil como militar. A partir de entonces, la economía es apoyada por el Estado Francés estableciendo un sistema moderno al promover y favorecer el turismo junto con la industria de la Perla.

 

  • La Polinesia Francesa se convierte en País de Ultramar: es a partir de 1984 cuando el Estado de Polinesia Francesa pasó a tener autonomía interna, pudiendo adoptar el sistema de organización que más le conviniese. Es decir, que el Estado de las islas de la Polinesia Francesa tenía el poder suficiente para tomar las decisiones más favorables para su organización, sin depender de nadie. Pasó a tener su propio gobierno local y su organización territorial por una duración de 5 años. Este sistema duró 20 años con Gaston Flosse al frente.

 

  • Etapa de cambio o “Taui”: comienza en 2004 cuando se establece un gobierno plural del político francés Oscar Temaru. El independentismo de Temaru, trató de atajar la crisis económica que estaba instaurada en el territorio de Ultramar y trabajan para ser grandes anfitriones con los visitantes que acudían a las islas. Actualmente, Édouard Fritch, es el Presidente de Polinesia Francesa, desde septiembre de 2014, tras las elecciones presidenciales llevadas a cabo en mayo de 2013, donde el partido autonomista se alzó con el poder.

Tras todo este repaso a esta maravillosa isla, ¿a que ya no te resulta tan desconocida? 🙂 te invitamos a que continúes haciendo esta apasionante inmersión por el resto de islas.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *