Destino polinesia » Información Polinesia » Marae, los conjuntos ceremoniales de Polinesia

Marae, los conjuntos ceremoniales de Polinesia

El significado etimológico de MARAE se divide entre la segunda parte RAE que significa puro y noble y la primera que MA, que hace referencia a los valores fundamentales de la vida, como la humildad, el amor, el respeto, la bondad, paz y belleza.

La historia de los pueblos polinesios es sorprendente, más allá de lo que habitualmente se conoce en occidente. Y su cultura, es sin duda una gran desconocida, a pesar de que se extendió a lo largo y ancho de las tierras emergidas del mayor océano del mundo, El Pacífico.

Popular Marae situado en la isla de Tahití

Los Marae son construcciones ceremoniales/religiosas que podemos encontrar por doquier en Polinesia con diferentes formas, dimensiones y relevancia. Sin embargo cumplen determinados patrones muy reconocibles, como los materiales con los que están construidos: coral (Te-Papa-Farepu’a) y basalto (Te-Papa-Māhora). Una conjunción que une el cielo, la tierra y el mar.

Altar ceremonial del Marae de Taputapuatea donde se pueden ver algunas de las ofrendas hechas por los peregrinos

Los Marae no solo son construidos como ofrenda a los dioses. También pueden ser de carácter comunitario, para honrar a clanes, personas o elementos del medio natural. A cada cosa o a cada ser le corresponde un marae, que une a modo de cordón umbilical, la parte visible que corresponde a los humanos (Te-Ao) y la parte invisible que corresponde a los Dioses (Te-Pō).

Las primeras construcciones que han podido ser datadas, son aproximadamente del año 1400 Después de Cristo. Con un auge en la construcción de estos emplazamientos a partir del siglo dieciséis.
Dentro de una misma isla, podemos encontrar multitud de estos enclaves, representativos de diferentes estamentos sociales. Uno de los grandes atractivos de las islas Polinesias es poder recorrer sus selvas y encontrar entre la densa vegetación, maraes con cientos de años, casi olvidados tras el paso del tiempo pero que siguen estando envueltos de un halo de poder embriagador. Por ejemplo, el Marae que se encuentra en Nuku Hiva, de camino a la Cascada de Vaipo.

El Marae más importante, y que todavía recibe una peregrinación anual desde todos los puntos de Polinesia, es el Marae de Taputapuatea en la isla de Raiatea. Desde la cual, a modo de pulpo con sus tentáculos se extendió el pueblo polinesio por el Océano Pacífico.

Una de las explanadas de coral del Marae de Taputapuatea

Hay infinidad de maraes, fáciles de encontrar. Mucho se encuentran a los bordes de las carreteras que rodean las diferentes islas, como es el caso de Tahití o Bora Bora. Otros, los podemos encontrar en el medio de la selva como el mencionado de Nuku Hiva, y otros en entornos muy agradables y sorprendentes como los que se encuentra a lo largo del camino de ascenso del Belvedere del Monte Rotui en Moorea.

Detalle del famoso geoglifo de una tortuga en un Marae de Bora Bora

A día de hoy, aunque algunos son más visitados que otros o reciben más ofrendas como el comentado de Taputapuatea, siguen siendo lugares sagrados que representan un pasado interesantísimo, con una cultura que aún dará mucho que hablar.

Comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *